Ciclo de conferencias y mesas redondas Neurodanza y Neuromúsica

Presentación y programa
Ciclo de conferencias y mesas redondas
Neurodanza y Neuromúsica

Transmisión en vivo
desde el Aula Magna José Vasconcelos
del Centro Nacional de las Artes
del 15 agosto al 21 de noviembre del 2018, 12:00 h

                       

Ciclo de conferencias y mesas redondas sobre la vinculación de la neurociencia y las artes escénicas y sus posibilidades.


21 de noviembre | 12:00 h

SESIÓN IV – De la enactividad a la inteligencia artificial
Charla: Aura Arreola, Ximena González Grandón y Alicia Sánchez
Mesa redonda: Paola Aimee, Teresa Carlos y Francisco Gómez-Mont
Modera: José Franco

¿Cómo es que los movimientos carnales están organizados en múltiples neuromapas de formas espaciales? ¿De qué manera se sincroniza el cuerpo en danzas grupales? ¿Cómo se desarrolla la conectividad de las redes emocionales, las redes atencionales, las memorias o las redes imaginativas durante las olas de sincronización que vemos en el ballet? El cerebro evolucionó para mover mejor al cuerpo. La carne en movimiento, no sólo el cerebro, es una parte fundamental de la consciencia humana. La cognición del bailarín está en todo su cuerpo, no sólo en su cerebro, por lo tanto es una cognición encarnada, pero que también interactúa con el entorno, entonces además es enactiva. El cerebro humano y el cuerpo que controla evolucionaron para saber hacer mejores movimientos, para cortejar y amar, para cazar, para huir, para jugar.

Desde esta perspectiva y apoyados en los estudios de inteligencia artificial que estudian la manera en que los niños aprenden a interactuar, a moverse dentro de su entorno, en el IIMAS-UNAM exploran el uso de tecnologías para extender el espacio corporal del artista del movimiento, así como sus canales perceptuales. Como diría Fernando Pessoa, el objetivo es “sentir todo de todas las maneras”. Ante el mundo de grandes bancos de datos y sistemas de inteligencia artificial como las redes neurales convolucionales, recursivas y profundas, resulta intrigante lo que ya se ha logrado con base en el tipo de estudios de la neuroestética visual de Semir Zeki, que inspiraron estos avances. En un futuro, estudios similares en el campo del neuromovimiento, quizá con un fundamento en la neurodanza, serán el fundamento de la neurorrobótica.


Información proporcionada por la Dirección de Desarrollo Académico del CENART

Semblanzas y enlace relacionado

Evoé Sotelo Montaño

Nació en Hermosillo, Sonora el 7 de febrero de 1970. Es Licenciada en Coreografía por la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea y especialista en Políticas Culturales y Gestión Cultural por la UAM. Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA), emisiones 2004, 2011 y 2015. En 1992 funda Quiatora Monorriel al lado de Benito González, y resulta finalista del XII Premio Nacional de Danza, con la obra Estoy de acuerdo con el obeso. -¿Por qué le dice Ud. Obeso?, se llama Juan Carlos. En 1993 el INBA le otorga una beca de estudios de actualización en Nueva York. Ha sido beneficiaria del FONCA como Joven Creadora e intérprete, además de recibir diversos apoyos para la producción de obra coreográfica de Quiatora Monorriel por parte del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Sonora, la Universidad de Sonora, el Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales del FONCA, el Programa México en Escena y la UNAM. En el año 2002 Sotelo obtiene el Primer Lugar dentro del XXIII Premio Nacional de Danza INBA-UAM y el Premio de la Crítica Raúl Flores Guerrero, ambos otorgados por la obra Sombrero de Cinco Picos. Entre sus obras destacan: Asunto Latente, Noctámbula, Sombrero de Cinco Picos, Los Radicales Libres (desesperadamente buscando un electrón), Alma Daltónica, Puedes Encontrarme en Hawaii y los proyectos transdisciplinarios para espacios alternativos Danza Mínima y ¿es esto un techo? Ha impartido numerosos cursos, talleres y diplomados sobre movimiento, composición coreográfica, interpretación e improvisación, dentro del país y el extranjero. De 2007 a 2013 participó como docente y colaboradora dentro del plan académico de las licenciaturas artísticas ofrecidas en del Centro Nacional de las Artes (CENART) y del Diplomado en transdisciplina Tránsitos promovido por esta misma institución. Ha participado con ensayos sobre danza y transdisciplina en los libros Arte transversal: fórmulas equívocas y Manual de operación, editados por la Dirección General de Publicaciones de Conaculta y el Centro Nacional de las Artes y Ricardo Rendón con apoyo de la Colección/Fundación Jumex y CONACULTA, respectivamente. Como directora de Quiatora Monorriel su presencia ha sido constante dentro de los más importantes foros y festivales nacionales, así como en Estados Unidos, Alemania, Costa Rica, Bolivia, Chile, Argentina y Bélgica. Actualmente es titular de la Dirección de Danza UNAM.


María Cristina Mendoza Bernal.

Cursó la licenciatura en Historia del Arte y la Maestría en Estudios de Arte en la Universidad Iberoamericana, estudió la carrera de bailarina de concierto en la Academia de la Danza Mexicana del INBA, y en 2015 obtuvo el grado de Doctora en Antropología por la ENAH. Fue miembro de la Compañía Nacional de Danza (1975-1980); fundadora, bailarina y coreógrafa del Taller de Danza Contemporánea Andamio, A. C. (1981-1987), y bailarina del Ballet Independiente (1988-1990). En 1984 se incorporó al Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas del INBA (Cenidiap), donde laboró durante cinco años. Dirigió el Centro Cultural Ixchel, en Quintana Roo, donde fue maestra, bailarina y coreógrafa de diversos grupos. Actualmente es investigadora del Cenidi-Danza. Entre sus publicaciones destacan: Escritos de Carlos Mérida sobre el arte: la danza; Un caso concreto: Nellie Happee. Es coautora de las obras El público como propuesta y Homenaje Nacional a Carlos Mérida. Sus más recientes libros se titulan: La coreografía: el nacionalismo de Raúl Flores Canelo; La coreografía: Graciela Henríquez cuerpo/movimiento/pensamiento y Las instituciones oficiales de la danza clásica en México y la producción coreográfica nacional, 1963-2003. Así también forma parte del claustro de profesores de la Maestría en Investigación de las Artes, que ofrece el Cenidi-Danza José Limón. En 2015 fue distinguida con el Premio Único a la Excelencia Académica en Investigación y Docencia.


Aura Arreola

Investigadora de movimiento, gestora, productora y creadora escénica. Licenciada en comunicación visual con desarrollo profesional en danza, teatro e interdisciplina. Se especializa en danza butoh desde el 2008 en México y Japón. Sus estudios actuales se centran en el arte participativo, las prácticas inmersivas, la instalación y el arte sonoro; usando el cuerpo como soporte. Es co-fundadora de la Sociedad de Carne y Hueso, Campo Escénico S.C y Cuerpos en Revuelta –Festival de Danza Butoh en América Latina–. Con más de 50 presentaciones en 2017, ha visitado Colombia, Chile y Japón. Su trabajo aborda el cuerpo entendido como territorio de experimentación para encarnar imágenes sensoriales con un enfoque interdisciplinar.


Ximena González Grandón

Formación de médico cirujano (Fac Med-UNAM), maestría en filosofía de la ciencia (IIF-UNAM), master en ciencias cognitivas (Universidad del País Vasco). Doctorado en Ciencias Cognitivas (UNAM-Universidad del País Vasco). Postdoctorado Universidad de Chile, Y Actualmente cursa su segundo postdoctorado en el IIMAS-UNAM. Profesora de filosofía de la medicina en la Fac-Med-UNAM. Mis principales líneas de investigación son las ciencias cognitivas corporeizadas y enactivistas (Cognición 4E), la imaginación músical,
la emoción, las habilidades propioceptivas y kinestésicas en la danza, proyectos de ciencia y arte. Ha participado en congresos nacionales e internacionales y es autora y co-autora de numerosas publicaciones nacionales e internacionales.


Teresa Carlos

Bailarina y comunicóloga. Desde el 2003 se ha especializado en danza Butoh realizando estudios en Alemania y Francia apoyada por el FONCA (2007) y posteriormente en Japón con diversos bailarines y coreógrafos discípulos de Hijikata. Ha colaborado con grupos independientes enfocados tanto en danza butoh, danza- teatro, teatro físico, performance, danza inclusiva. Desde el 2014 forma parte de Laboratorio Escénico Danza Teatro Ritual dirigido por Eugenia Vargas y del colectivo Sociedad de Carne y Hueso. Se ha presentado en importantes recintos y festivales dentro y fuera del país, entre los que destacan el Palacio de Bellas Artes (CDMX) y el TanzFabrik (Berlin); II Festival Internacional de Butoh en Chile; así como el encuentro entre artistas y académicos en Tohoku, Japón, organizado por Performance Studies International (PSI) y el Archivo Hijikata de la Keio University de Tokio. Presentó un trabajo de exploración individual en el Museo Kamaitachi en Akita Japón y la obra El Festín (creación colectiva de la Sociedad de Carne y Hueso) en Kyoto. Actualmente destaca la colaboración entre la Sociedad de Carne y Hueso y el coreógrafo japonés Yukio Suzuki.


Jonathan Caudillo

Nació en México, D.F. licenciado en filosofía y maestro en saberes sobre subjetividad y violencia por parte del Colegio de Saberes. También es doctorado en filosofía en la Universidad Iberoamericana. Tiene una certificación en Teatralidad, cuerpo y textualidades contemporáneas, emitida por 17, estudios críticos. Actualmente realiza investigación sobre temas centrados en la relación entre las artes y la construcción crítica de la subjetividad, principalmente en la danza butoh; para investigar dicha forma de danza realizó estancias de investigación en los Hijikata’s archive de la Universidad de Keio y en el Ko Murobushi’s Archive en Tokio, Japón. Fue alumno estable del maestro Ko Murobushi y también es artista escénico desde hace 15 años. Ha publicado diversos artículos entre los que destacan: Así habló Ko Murobushi y Violencia y ritual en la tragedia griega en la revista Murmullos filosóficos, así como también el libro Cuerpo, crueldad y diferencia en la danza butoh, una mirada filosófica. Editado por Plaza y Valdez. También publicó en la revista en línea Reflexiones marginales el artículo: Sujeción, ley y deseo, en el saber psicoanalítico. Actualmente trabaja como docente en el Seminario Interdisciplinario en Educación Artística (SEMINEA), en el Centro Nacional de las Artes (CENART) y es parte del colectivo Hydra, transfilosofía escénica.

Comentarios
4 comentarios
    • Ernesto Romero / Interfaz-CENART
      Ernesto Romero / Interfaz-CENART Dice:

      Hola Michelle.

      En archivo digital no las podemos proporcionar, pero se estarán quedado en esta misma página para consulta.

      Saludos.

      Responder
    • Ernesto Romero / Interfaz-CENART
      Ernesto Romero / Interfaz-CENART Dice:

      Hola Alma.

      Si, todas las conferencias las transmitirémos en vivo.
      Consulta esta misma página.

      Saludos.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chat en vivo

Este chat no está disponible por el momento

Programación

21Nov11:50- 15:30Ciclo de conferencias y mesas redondas Neurodanza y NeuromúsicaSESIÓN IV - De la enactividad a la inteligencia artificial

Síguenos

Calificar

  • 1.8/5
  • 5 ratings
5 ratingsX
Muy malo Malo Regular Bueno Excelente
80% 0% 0% 0% 20%

Videos relacionados

Filter by
Post Page
Videos Conferencia Del arte Educación En vivo Encuentro Multimedia Educación Clase magistral Conversatorio Acervo Edición y editoriales Educación Derecho de autor Seminario FILIJ FILIJ Contemporánea De concierto Escultura Fotografía Narrativa Poesía Semblanza Educación Educación Educación
Sort by

Ciclo de conferencias y mesas redondas  Neurodanza y Neuromúsica

Transmisión en vivo
desde el Aula Magna José Vasconcelos
del Centro Nacional de las Artes
del 15 agosto al 21 de noviembre del 2018, 12:00 h

                       

Ciclo de conferencias y mesas redondas sobre la vinculación de la neurociencia y las artes escénicas y sus posibilidades.

                       
Enlace relacionado:

http://artecienciaytecnologias.mx/es/inicio

                       
Programa:

15 de agosto | 12:00 h

SESIÓN I – DE LA NEUROESTÉTICA VISUAL A LA NEURODANZA
Charla: Francisco Gómez-Mont
Mesa redonda: Zenia Yébenes Escardo e Hilda Islas
Modera: Adriana Casas

La neuroestética visual, la neurocinematografía, la neuromusicología, la neuropoesía, la neuroarquitectura y la naciente neurodanza (popularizada por Lawrence Parsons) comienzan a revelar la forma en que el cerebro percibe y construye el sentimiento subjetivo de belleza emocional, de belleza matemática (de acuerdo con la proporción áurea) y de la belleza de encontrarle sentido al devenir personal y del cosmos. El santo grial de esta búsqueda sería conocer y saber enseñar los procesos de creatividad humana, sean artísticos, científicos o tecnológicos. Las neuroimágenes resultantes de la tomografía de positrones y de la resonancia magnética han abierto un campo experimental dentro de las humanidades y las artes. Hay dos vías visuales: la primera identifica caras, cuerpos, y cosas (e inspira, además, a la nueva inteligencia artificial con la conformación de redes neurales profundas); la segunda está relacionada con la autolocalización y localización de personas y objetos en el espacio. Ese “estar en el espacio como el corazón está en el cuerpo”, ha sido estudiado por artistas como el bailarín y teórico de la danza Rudolf von Laban, el poeta Paul Valéry, y por filósofos como Merleau- Ponty y Gaston Bachelard.

En el crisol de las neurohumanidades, la neuroestética logra vincularse con la neuroarquitectura, la neurociencia cultural, las neuromatemáticas y la neurorrobótica. La neuroestética visual abre caminos para resolver el enigma de la Mona Lisa, para conocer la fenomenología visual en los ataques de migraña, para apreciar la luminosidad de la pintura impresionista o puntillista, para pensar en la posible inteligibilidad matemática de los cuadros de Jackson Pollock, o en la relación de la turbulencia con los cielos estrellados de van Gogh. Al mismo tiempo, la neuroestética plantea preguntas acerca de la localización en el cerebro del sentir la belleza matemática, de la relación entre la locura y la modernidad en el arte, del impacto que tiene como disciplina en la inteligencia artificial y en el desarrollo de redes neurales profundas.

05 de septiembre | 12:00 h

SESIÓN II – CARNALIDADES Y DANZAS BUTOH
Charla: Evoé Sotelo y Cristina Mendoza
Mesa redonda: Aura Arreola, Teresa Carlos y Ximena González Grandón
Modera: Jonathan Caudillo

Los procesos cognitivos relacionados con la creación coreográfica son complejísimos y tendremos dos presentaciones que lo abordarán desde puntos de vista personales, introspectivos y subjetivos. En el futuro las neurociencias quizá tendrán algo que decir al respecto. En los experimentos con roedores ha habido avances en la forma de monitorear sus posiciones en el espacio, y los responsables de dichos estudios recibieron un Premio Nobel de Medicina recientemente. La neurodanza y la futura neurocoreografía podrían enriquecerse de los estudios de percepción del espacio que se realizan dentro del campo de la neuroarquitectura. No debemos olvidarlo: no todo en el arte es belleza. El coreógrafo japonés Tatsumi Hijikata nos enseñó a encarnar imágenes, a veces terroríficas, y a provocar movimientos a partir de evocaciones sensoriales, apuntando a la existencia de un espacio borroso entre memoria visual y memoria emocional, que tal vez involucre circuitos cerebrales de la mismidad, a la red de neuronas en espejo, a las ínsulas y al “default mode network”; en suma, a la red de la imaginación vinculada con la creatividad.

Danzas butoh, oleajes temporales fluctuando, la carne vital conectada, dispuesta y vacía. Una codificación, una poética, un instante de ser mirado y mostrar en infinitos espejos que se autorreflejan; una hiperconexión con el entorno, una compleja criticalidad en la red enactiva que incluye al público en ceremonias neochamánicas. Danzas butoh, estados de consciencia que fluyen por los nervios a todo el cuerpo y que a través de la propiocepción se retroalimentan con información “bottom-up” proveniente de la carnalidad. Bailarines de butoh aprendiendo con Ko Murobushi, pájaro imaginario y carnal, al oscilar andrógino hombre/mujer, más allá y más acá de la diferenciación sexual.

Danzas butoh que estimulan la sensación, la imaginación, la memoria y la concentración multimodal. La carne, en sus anabolismos y catabolismos, se dispone a disolver fronteras entre lo interior y lo exterior, entre lo individual y lo colectivo, entre lo humano y lo no humano. Se trata de un desdoblamiento y de una reunificación del yo. Muerte y resurrección, vidas humanas novedosas protestando la monstruosa era post-Nagasaki.

03 de octubre | 12:00 h

SESIÓN III – EMOCIONES, MÚSICAS Y CEREBROS
Charla: José Luis Díaz Gómez
Mesa redonda: Joseline Vega Osornio, Cinthya García Leyva y Andrés Franco Medina Mora
Modera: Rossana Lara Velázquez

En los albores de la humanidad, danza, música y ceremonia coevolucionaron. Se dice que la música es “el lenguaje de máquina del cerebro humano” y también “la forma en la que le contestamos a los Dioses”.Hasta ahora, poco se conoce de la manera en que la experiencia estética visual se combina con el disfrute musical en el espectador de danza. Semir Zeki, el descubridor del “centro cerebral del color-V4”, es también aquí el pionero.

El cerebro procesa la música en múltiples zonas de ambos hemisferios cerebrales. Bailar cantando en ceremonias grupales con movimientos rítmicos es una de las actividades más complejas de la socialización humana en busca de sentido. La reflexión sobre la experiencia del movimiento creativo ayuda a que el bailarín, y quizá también el músico, pueda desarrollar una gama más amplia de estrategias de innovación sensorimotora. El cerebro de los bailarines procesa más rápido y es más sensible a los cambios intracorporales (ínsulas), que el cerebro de los músicos.

La narratividad, ese “interpretador del hemisferio izquierdo”, es multisensorial, visual y verbal; también es musical y, por tanto, fuertemente emocional. La neuroliteratura ha avanzado mucho y comienzan a describirse redes de integración de texto, redes de imagenología espacial, redes semánticas (que cubren los dos metros cuadrados de corteza cerebral), redes que monitorean la secuencia. Alfred Hitchcock es exitoso en activar fluctuaciones emocionales similares en su audiencia y esto se refleja en una sincronización
neurohemodinámica notable en los espectadores.

21 de noviembre | 12:00 h

SESIÓN IV – DE LA ENACTIVIDAD A LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL
Charla: Aura Arreola, Ximena González Grandón y Alicia Sánchez
Mesa redonda: Paola Aimee, Teresa Carlos y Francisco Gómez-Mont
Modera: José Franco

¿Cómo es que los movimientos carnales están organizados en múltiples neuromapas de formas espaciales? ¿De qué manera se sincroniza el cuerpo en danzas grupales? ¿Cómo se desarrolla la conectividad de las redes emocionales, las redes atencionales, las memorias o las redes imaginativas durante las olas de sincronización que vemos en el ballet? El cerebro evolucionó para mover mejor al cuerpo. La carne en movimiento, no sólo el cerebro, es una parte fundamental de la consciencia humana. La cognición del bailarín está en todo su cuerpo, no sólo en su cerebro, por lo tanto es una cognición encarnada, pero que también interactúa con el entorno, entonces además es enactiva. El cerebro humano y el cuerpo que controla evolucionaron para saber hacer mejores movimientos, para cortejar y amar, para cazar, para huir, para jugar.

Desde esta perspectiva y apoyados en los estudios de inteligencia artificial que estudian la manera en que los niños aprenden a interactuar, a moverse dentro de su entorno, en el IIMAS-UNAM exploran el uso de tecnologías para extender el espacio corporal del artista del movimiento, así como sus canales perceptuales. Como diría Fernando Pessoa, el objetivo es “sentir todo de todas las maneras”. Ante el mundo de grandes bancos de datos y sistemas de inteligencia artificial como las redes neurales convolucionales, recursivas y profundas, resulta intrigante lo que ya se ha logrado con base en el tipo de estudios de la neuroestética visual de Semir Zeki, que inspiraron estos avances. En un futuro, estudios similares en el campo del neuromovimiento, quizá con un fundamento en la neurodanza, serán el fundamento de la neurorrobótica.


Información proporcionada por la Dirección de Desarrollo Académico del CENART