Instrucciones para ir al cielo

Colección
Semblanza

El primer multifamiliar construido en la Ciudad de México, por Mario Pani en 1947, es el lugar donde ocurre la acción de la obra Instrucciones para ir al cielo, basada en relatos del Dekalog de Krzysztof Kieślowski y Krzysztof Piesiewicz, con dramaturgia y dirección de Benjamín Cann, quien toma este conjunto habitacional como excusa para plantear un mosaico de historias que nos ayudan a reflexionar en torno a los 10 mandamientos y a cómo asumimos lo que vivimos los citadinos actualmente.

Interesado en retomar la narración sobre lo ambiguo de cumplir con “los mandamientos de un ser extrañísimo como lo es Dios, en el que a veces podemos creer y en ocasiones no debemos hacerlo”, Benjamín Cann partió de El Decálogo de Krzysztof Kieślowski, quien en 1989 realizó una serie sobre los 10 mandamientos, mediante la cual elaboró una reflexión en torno al comportamiento de una sociedad que supuestamente basa su fundamento moral en la decena de preceptos dictados por Dios, pero que a todas luces nadie cumple.

“Kieślowski, que es un hombre muy sabio, parte de una sociedad que es católica en su mayoría, por lo que resulta relevante hablar en este momento de una sociedad que decide respetar las leyes de Dios como mandato moral, porque las otras leyes no se respetan. Esto me dio materia prima muy útil, aunque luego todo se trastocó porque este país no es Polonia, sino México y la obra no transcurre en los años 70’s, sino en la época actual, en la que vivimos, lo que leemos a diario en los periódicos, inmersos en una crisis y encerrados tras las rejas para protegernos, al revés que en la cárcel, por lo que el teatro tiene que hablar de lo que estamos viviendo los mexicanos”, explica Benjamín Cann.

El multifamiliar, llamado Conjunto Urbano Presidente Alemán y conocido popularmente como Cupa, es muestra de un universo citadino, donde suceden todos los días muchas cosas y ninguna. La vida va, viaja. Algunos hoy serán tocados por una historia que define su vida. Otros nomás siguen. Un padre pierde a su hijo, una mujer no sabe si quiere perderlo, una mujer busca a un marido encontrado, una hija se enamora de su padre, o él de ella. Alguien va a morir, pero alguien no. Alguien, incluso, va a matar. Alguien va a cantar, alguien vende biblias. Alguien se va a enamorar, alguien va a mentir, alguien va a robar y alguien no va a lograr una erección. Alguien se va a enojar mucho, alguien se va a conmover y alguien va a tomar una decisión importante que la da mucha risa. Se escucha música, a ratos.

Cann, director de escena con más de 30 años de experiencia, guionista, director de cine y televisión, comenta que el título de la obra, Instrucciones para ir al cielo, es totalmente una paradoja. “Lo escogí porque se supone que si uno sigue al pie de la letra los mandamientos, se va al cielo, pero es imposible cumplirlos, por lo que se está condenado al infierno, a menos que uno decida torear estos preceptos. Esta situación nos ha vuelto indolentes y ha generado una desmemoria que tiene como signo inequívoco la impunidad”.

Personajes de la realidad cotidiana, incluido un músico que genera una atmósfera de nostalgia y un narrador que comparte historias nacidas en ese multifamiliar, convivirán en un espacio múltiple, muy teatral, consistente en una construcción de madera con acabados idénticos al del inmueble ubicado en la calle de Félix Cuevas, divididos en una calle, una azotea y unas escaleras, que se volverán un solo espacio o un departamento, al interior de una ficción en la que habrá escenas simultáneas.

Concebida por su director como un espacio de confrontación, Instrucciones para ir al cielo presenta viñetas de la vida en la que se reflejan temores e incertidumbres de las que nos defendemos tratando de ser alegres, “sabiendo que la corrupción ha generado un lenguaje que culpa de sucesos trágicos al tamaño de las faldas de las mujeres, a las redes y a los medios de comunicación, lo que nos hace vivir una parodia, por lo que mi esperanza –y uso esa palabra porque es utópica–, sería reírnos de cómo vivimos, porque eso nos hará pensar que no está bien aceptar esta forma de vida”, precisa Benjamín Cann.

Esta puesta en escena cuenta con el diseño de escenografía e iluminación de Matías Gorlero, vestuario de Estela Fagoaga, video escenográfico de Daniel Primo, escenofonía y música original de Federico Schmucler, maquillaje y peinados Cinthia Muñoz y el co-diseño de maquillaje y peluquería de Luis Regil.

El reparto está conformado por actores del elenco estable de la Compañía Nacional de Teatro, en orden alfabético: Adrián Aguirre, Misha Arias de la Cantolla, David Calderón León, Eduardo Candás, Néstor Galván, Marco Antonio García, Olaff Herrera, Rocío Leal, Ana Paola Loaiza, Patricia Madrid, Óscar Narváez, Gabriela Núñez, Azalia Ortiz, Pilar Padilla, Adriana Roel, Antonio Rojas y Paulina Treviño. Los actores invitados Hanssel Casillas, Eduardo Minett, Renata Chacón y Regina Macías (alternan funciones).

Información tomada del boletín de prensa – Dirección de Difusión y Desarrollo de Públicos

Enlaces

https://www.imdb.com/name/nm0134018/ [Consulta: 23 mayo 2019]

https://cnteatro.inba.gob.mx/ [Consulta: 23 mayo 2019]

https://www.inba.gob.mx/grupos/item/id/3 [Consulta: 23 mayo 2019]

Bibliografía

Benjamín Cann

Director y dramaturgo

Director de cine, televisión y teatro, además de guinista y editor. Nació en la Ciudad de México el 9 de agosto de 1953. Realizó estudios de comunicación en la Universidad Iberoamericana (UIA).

Los últimos quince años ha estado trabajando en teatro y televisión. También ha dirigido para el Instituto de Bellas Artes (INBA) Madame Butterfly (1992) y Las bodas de Fígaro (1993 y 1999). Para teatro dirigió Una vida en el teatro (1983), Enemigo de clase (1991) y Muertos de la risa (1991). En 1992 dirigió para la televisión una serie de programas dedicados a María Félix.

En 1982 escribió y dirigió su primer largometraje: Yo no lo sé de cierto, lo supongo. Y en 1984 filmó la cinta De muerte natural.

Trabajó en diversos programas con Arsenio Campos y Roberto Sosa para Canal 11.

Su regreso a la industria cinematográfica fue en el 2000 con Crónica de un desayuno, película que le valió el premio Mayahuel, premio oficial de la Muestra de Cine de Guadalajara como Mejor Director, así como también el Premio a la Mejor Película en el Foro de Berlín, y el Premio de la Prensa en el mismo rubro.

Ha sido director de escena de varias telenovelas, tales como: “Qué pobres tan ricos” (2013-2014), “Por ella soy Eva” (2012), Pueblo chico, infierno grande” (1997), entre otras. Es ganador de varios premios TVyNovelas en la categoría a Mejor dirección de escena.

Fuente: UNAM.MX, IMDb y Filmin Latino

Compañía Nacional de Teatro

Sus inicios se remontan a 1977, con la creación de una organización que se propuso mantener la producción nacional de teatro y la búsqueda de nuevos horizontes para expandir su lado artístico.  En esta primera alineación los actores y los miembros mantenían una estructura itinerante, en donde sus integrantes no duraban mucho tiempo dentro de la organización y donde la rotación del personal era constante.

Sin embargo, en el año 2008 se reestructuró y se asignó como nuevo líder al dramaturgo, director de teatro, ensayista y pedagogo mexicano, Luis Fernando de Tavira Noriega. Dentro de los cambios que se propusieron en esta nueva estructura, el más importante fue la inclusión de los actores en residencia con el apoyo del FONCA (Fondo Nacional para la Cultura y las Artes); propuesta en la que se integraron histriones a la Compañía con la finalidad de laborar de tiempo completo y formar un comité para promover la actividad artística.

Entre sus objetivos más significativos se encuentran: el fomento y desarrollo de proyectos teatrales que fortalezcan la identidad cultural de las comunidades, mantener el movimiento y la renovación del ámbito artístico nacional, mantener y crear un nuevo nicho en donde el teatro nacional sea llamativo para el público mexicano e internacional.

Como parte de sus actividades, la Compañía Nacional de Teatro contempla la participación en festivales internacionales, como en el año 2012, donde asistieron al “World Shakespear Festival” y el “Globe to Globe” dentro de la Olimpiada Cultural llevada a cabo en Londres.

Fuente: inba.gob

Matías Gorlero

Diseño de escenografía e iluminación

Hombre de teatro. Inició su carrera como asistente de iluminación y por más de 20 años se ha desempeñado como diseñador de iluminación, escenógrafo, y director en el amplio espectro de las artes escénicas nacionales y en diversas ciudades de Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. Miembro de compañías emblemáticas como Teatro de Arena, Teatro de Ciertos Habitantes y Liga Mexicana de Improvisación, también ejerce como docente en la Escuela Nacional de Arte Teatral (ENAT).

Estela Fagoaga

Diseño de vestuario

Egresó de la Licenciatura en Escenografía de la ENAT. Fue becaria del Fonca 2008 – 2014 como coordinadora del departamento de vestuario de la Compañía Nacional de Teatro. Sus trabajos como diseñadora de vestuario independiente incluyen más de 50 títulos, destacando su participación con directores como Enrique Singer, David Olguín, Boris Schoemann, Alberto Lomnitz y Luis de Tavira. Directora y fundadora de TRAMA & DRAMA Vestuario y Producción S.A. de C.V., empresa mexicana dedicada al diseño y producción de vestuario para espectáculos escénicos. Actualmente es becaria del Fonca en el Programa Sistema Nacional de Creadores de Arte 2016 – 2019.

Daniel Primo

Video escenográfico

En 2008 comenzó su trabajo en teatro y danza con multimedia. La constante experimentación y análisis de manifestaciones técnicas y audiovisuales, desvinculadas tradicionalmente de las artes escénicas, le permitió desarrollar un estilo personal en la articulación de lenguajes videográficos y mecanismos multimediales. Su trabajo se ha presentado en los teatros más importantes de la Ciudad de México, así como en festivales internacionales. Destaca su participación con creadores como David Psalmon, Diego Álvarez, Juliana Faesler, Martín Acosta, Vivian Cruz, David Gaitán y Luis Martín Solís.

Federico Schmucler

Escenofonía y música original

Compuso la música escénica de las obras: La nave de los locos, de Adam Guevara, La gatomaquia, de Luisa Josefina Hernández, y El libro de los hermanos Salmón, dirigida por Ginés Cruz. Ha escrito la música para varios cortometrajes, largometrajes y documentales como Los nueve infiernos y Alicia más allá del abismo, de Abril Schmucler, los largometrajes de ficción La sombra azul, de Sergio Schmucler, y Las noches de Julio, de Axel Muñoz. En 2017 creó la música para la ópera The Formaldehyde Trip, de Naomi Rincón Gallardo, obra por encargo para el MoMa de San Francisco.

Cinthia Muñoz

Diseño de maquillaje y peinados

Estudió maquillaje artístico y caracterización en Chicago (EE. UU.). Se ha dedicado, principalmente, al campo publicitario, editorial y teatral. Entre sus trabajos destacan el diseño de maquillaje y peluquería de producciones operísticas para el Teatro del Bicentenario y en 2014 y 2017 para el Palacio de Bellas Artes. Una de sus colaboraciones en diseño de maquillaje y peluquería más importante ha sido para la puesta en escena El corazón de la materia, dirigida por Luis de Tavira. Actualmente es supervisora del Departamento de peluquería de Los Miserables México.

Información tomada del programa de mano

Comentarios
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos

Calificar

  • 5/5
  • 1 rating
1 ratingX
Muy malo Malo Regular Bueno Excelente
0% 0% 0% 0% 100%

El primer multifamiliar construido en la Ciudad de México, por Mario Pani en 1947, es el lugar donde ocurre la acción de la obra Instrucciones para ir al cielo, basada en relatos del Dekalog de Krzysztof Kieślowski y Krzysztof Piesiewicz, con dramaturgia y dirección de Benjamín Cann, quien toma este conjunto habitacional como excusa para plantear un mosaico de historias que nos ayudan a reflexionar en torno a los 10 mandamientos y a cómo asumimos lo que vivimos los citadinos actualmente.

Interesado en retomar la narración sobre lo ambiguo de cumplir con “los mandamientos de un ser extrañísimo como lo es Dios, en el que a veces podemos creer y en ocasiones no debemos hacerlo”, Benjamín Cann partió de El Decálogo de Krzysztof Kieślowski, quien en 1989 realizó una serie sobre los 10 mandamientos, mediante la cual elaboró una reflexión en torno al comportamiento de una sociedad que supuestamente basa su fundamento moral en la decena de preceptos dictados por Dios, pero que a todas luces nadie cumple.

“Kieślowski, que es un hombre muy sabio, parte de una sociedad que es católica en su mayoría, por lo que resulta relevante hablar en este momento de una sociedad que decide respetar las leyes de Dios como mandato moral, porque las otras leyes no se respetan. Esto me dio materia prima muy útil, aunque luego todo se trastocó porque este país no es Polonia, sino México y la obra no transcurre en los años 70’s, sino en la época actual, en la que vivimos, lo que leemos a diario en los periódicos, inmersos en una crisis y encerrados tras las rejas para protegernos, al revés que en la cárcel, por lo que el teatro tiene que hablar de lo que estamos viviendo los mexicanos”, explica Benjamín Cann.

El multifamiliar, llamado Conjunto Urbano Presidente Alemán y conocido popularmente como Cupa, es muestra de un universo citadino, donde suceden todos los días muchas cosas y ninguna. La vida va, viaja. Algunos hoy serán tocados por una historia que define su vida. Otros nomás siguen. Un padre pierde a su hijo, una mujer no sabe si quiere perderlo, una mujer busca a un marido encontrado, una hija se enamora de su padre, o él de ella. Alguien va a morir, pero alguien no. Alguien, incluso, va a matar. Alguien va a cantar, alguien vende biblias. Alguien se va a enamorar, alguien va a mentir, alguien va a robar y alguien no va a lograr una erección. Alguien se va a enojar mucho, alguien se va a conmover y alguien va a tomar una decisión importante que la da mucha risa. Se escucha música, a ratos.

Cann, director de escena con más de 30 años de experiencia, guionista, director de cine y televisión, comenta que el título de la obra, Instrucciones para ir al cielo, es totalmente una paradoja. “Lo escogí porque se supone que si uno sigue al pie de la letra los mandamientos, se va al cielo, pero es imposible cumplirlos, por lo que se está condenado al infierno, a menos que uno decida torear estos preceptos. Esta situación nos ha vuelto indolentes y ha generado una desmemoria que tiene como signo inequívoco la impunidad”.

Personajes de la realidad cotidiana, incluido un músico que genera una atmósfera de nostalgia y un narrador que comparte historias nacidas en ese multifamiliar, convivirán en un espacio múltiple, muy teatral, consistente en una construcción de madera con acabados idénticos al del inmueble ubicado en la calle de Félix Cuevas, divididos en una calle, una azotea y unas escaleras, que se volverán un solo espacio o un departamento, al interior de una ficción en la que habrá escenas simultáneas.

Concebida por su director como un espacio de confrontación, Instrucciones para ir al cielo presenta viñetas de la vida en la que se reflejan temores e incertidumbres de las que nos defendemos tratando de ser alegres, “sabiendo que la corrupción ha generado un lenguaje que culpa de sucesos trágicos al tamaño de las faldas de las mujeres, a las redes y a los medios de comunicación, lo que nos hace vivir una parodia, por lo que mi esperanza –y uso esa palabra porque es utópica–, sería reírnos de cómo vivimos, porque eso nos hará pensar que no está bien aceptar esta forma de vida”, precisa Benjamín Cann.

Esta puesta en escena cuenta con el diseño de escenografía e iluminación de Matías Gorlero, vestuario de Estela Fagoaga, video escenográfico de Daniel Primo, escenofonía y música original de Federico Schmucler, maquillaje y peinados Cinthia Muñoz y el co-diseño de maquillaje y peluquería de Luis Regil.

El reparto está conformado por actores del elenco estable de la Compañía Nacional de Teatro, en orden alfabético: Adrián Aguirre, Misha Arias de la Cantolla, David Calderón León, Eduardo Candás, Néstor Galván, Marco Antonio García, Olaff Herrera, Rocío Leal, Ana Paola Loaiza, Patricia Madrid, Óscar Narváez, Gabriela Núñez, Azalia Ortiz, Pilar Padilla, Adriana Roel, Antonio Rojas y Paulina Treviño. Los actores invitados Hanssel Casillas, Eduardo Minett, Renata Chacón y Regina Macías (alternan funciones).

Información tomada del boletín de prensa – Dirección de Difusión y Desarrollo de Públicos

https://www.imdb.com/name/nm0134018/ [Consulta: 23 mayo 2019]

https://cnteatro.inba.gob.mx/ [Consulta: 23 mayo 2019]

https://www.inba.gob.mx/grupos/item/id/3 [Consulta: 23 mayo 2019]

Benjamín Cann

Director y dramaturgo

Director de cine, televisión y teatro, además de guinista y editor. Nació en la Ciudad de México el 9 de agosto de 1953. Realizó estudios de comunicación en la Universidad Iberoamericana (UIA).

Los últimos quince años ha estado trabajando en teatro y televisión. También ha dirigido para el Instituto de Bellas Artes (INBA) Madame Butterfly (1992) y Las bodas de Fígaro (1993 y 1999). Para teatro dirigió Una vida en el teatro (1983), Enemigo de clase (1991) y Muertos de la risa (1991). En 1992 dirigió para la televisión una serie de programas dedicados a María Félix.

En 1982 escribió y dirigió su primer largometraje: Yo no lo sé de cierto, lo supongo. Y en 1984 filmó la cinta De muerte natural.

Trabajó en diversos programas con Arsenio Campos y Roberto Sosa para Canal 11.

Su regreso a la industria cinematográfica fue en el 2000 con Crónica de un desayuno, película que le valió el premio Mayahuel, premio oficial de la Muestra de Cine de Guadalajara como Mejor Director, así como también el Premio a la Mejor Película en el Foro de Berlín, y el Premio de la Prensa en el mismo rubro.

Ha sido director de escena de varias telenovelas, tales como: “Qué pobres tan ricos” (2013-2014), “Por ella soy Eva” (2012), Pueblo chico, infierno grande” (1997), entre otras. Es ganador de varios premios TVyNovelas en la categoría a Mejor dirección de escena.

Fuente: UNAM.MX, IMDb y Filmin Latino

Compañía Nacional de Teatro

Sus inicios se remontan a 1977, con la creación de una organización que se propuso mantener la producción nacional de teatro y la búsqueda de nuevos horizontes para expandir su lado artístico.  En esta primera alineación los actores y los miembros mantenían una estructura itinerante, en donde sus integrantes no duraban mucho tiempo dentro de la organización y donde la rotación del personal era constante.

Sin embargo, en el año 2008 se reestructuró y se asignó como nuevo líder al dramaturgo, director de teatro, ensayista y pedagogo mexicano, Luis Fernando de Tavira Noriega. Dentro de los cambios que se propusieron en esta nueva estructura, el más importante fue la inclusión de los actores en residencia con el apoyo del FONCA (Fondo Nacional para la Cultura y las Artes); propuesta en la que se integraron histriones a la Compañía con la finalidad de laborar de tiempo completo y formar un comité para promover la actividad artística.

Entre sus objetivos más significativos se encuentran: el fomento y desarrollo de proyectos teatrales que fortalezcan la identidad cultural de las comunidades, mantener el movimiento y la renovación del ámbito artístico nacional, mantener y crear un nuevo nicho en donde el teatro nacional sea llamativo para el público mexicano e internacional.

Como parte de sus actividades, la Compañía Nacional de Teatro contempla la participación en festivales internacionales, como en el año 2012, donde asistieron al “World Shakespear Festival” y el “Globe to Globe” dentro de la Olimpiada Cultural llevada a cabo en Londres.

Fuente: inba.gob

Matías Gorlero

Diseño de escenografía e iluminación

Hombre de teatro. Inició su carrera como asistente de iluminación y por más de 20 años se ha desempeñado como diseñador de iluminación, escenógrafo, y director en el amplio espectro de las artes escénicas nacionales y en diversas ciudades de Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. Miembro de compañías emblemáticas como Teatro de Arena, Teatro de Ciertos Habitantes y Liga Mexicana de Improvisación, también ejerce como docente en la Escuela Nacional de Arte Teatral (ENAT).

Estela Fagoaga

Diseño de vestuario

Egresó de la Licenciatura en Escenografía de la ENAT. Fue becaria del Fonca 2008 – 2014 como coordinadora del departamento de vestuario de la Compañía Nacional de Teatro. Sus trabajos como diseñadora de vestuario independiente incluyen más de 50 títulos, destacando su participación con directores como Enrique Singer, David Olguín, Boris Schoemann, Alberto Lomnitz y Luis de Tavira. Directora y fundadora de TRAMA & DRAMA Vestuario y Producción S.A. de C.V., empresa mexicana dedicada al diseño y producción de vestuario para espectáculos escénicos. Actualmente es becaria del Fonca en el Programa Sistema Nacional de Creadores de Arte 2016 – 2019.

Daniel Primo

Video escenográfico

En 2008 comenzó su trabajo en teatro y danza con multimedia. La constante experimentación y análisis de manifestaciones técnicas y audiovisuales, desvinculadas tradicionalmente de las artes escénicas, le permitió desarrollar un estilo personal en la articulación de lenguajes videográficos y mecanismos multimediales. Su trabajo se ha presentado en los teatros más importantes de la Ciudad de México, así como en festivales internacionales. Destaca su participación con creadores como David Psalmon, Diego Álvarez, Juliana Faesler, Martín Acosta, Vivian Cruz, David Gaitán y Luis Martín Solís.

Federico Schmucler

Escenofonía y música original

Compuso la música escénica de las obras: La nave de los locos, de Adam Guevara, La gatomaquia, de Luisa Josefina Hernández, y El libro de los hermanos Salmón, dirigida por Ginés Cruz. Ha escrito la música para varios cortometrajes, largometrajes y documentales como Los nueve infiernos y Alicia más allá del abismo, de Abril Schmucler, los largometrajes de ficción La sombra azul, de Sergio Schmucler, y Las noches de Julio, de Axel Muñoz. En 2017 creó la música para la ópera The Formaldehyde Trip, de Naomi Rincón Gallardo, obra por encargo para el MoMa de San Francisco.

Cinthia Muñoz

Diseño de maquillaje y peinados

Estudió maquillaje artístico y caracterización en Chicago (EE. UU.). Se ha dedicado, principalmente, al campo publicitario, editorial y teatral. Entre sus trabajos destacan el diseño de maquillaje y peluquería de producciones operísticas para el Teatro del Bicentenario y en 2014 y 2017 para el Palacio de Bellas Artes. Una de sus colaboraciones en diseño de maquillaje y peluquería más importante ha sido para la puesta en escena El corazón de la materia, dirigida por Luis de Tavira. Actualmente es supervisora del Departamento de peluquería de Los Miserables México.

Información tomada del programa de mano

Instrucciones para ir al cielo