Escenario Abierto, Vicente Rojo

Colección
Semblanza

Escenario Abierto es una obra que recubre con miles de mosaicos (azul marino, granate, rosa, lila, malva, verde y naranja) 220 metros cuadrados de las paredes externas del Aula Magna José Vasconcelos del Centro Nacional de las Artes, en la Ciudad de México.

El antimural, tal como lo llama su autor, el pintor y escultor Vicente Rojo, es motivo para que él junto con otros creadores como Germán Montalvo (maestro del diseño Takenobu Igarashi), Fernando González Gortázar (arquitecto, escultor y escritor) y Silvia Navarrete (directora del Museo de Arte Moderno), conversen en torno a la obra.

Por su parte, Vicente Rojo expresa su idea de que Escenario Abierto es una pieza que “se hace importante cuando el público sienta como propia la obra”, la reconozca en su entorno y olvide quien la realizó.
“Lo llamé ‘un antimural’ porque la palabra mural dentro de la cultura plástica mexicana tiene una presencia enorme, y yo de ninguna manera quería ni podía acercarme a esa esencia. Entonces lo llamé así porque plasmé imágenes no convencionales, sobre todo en la visión de los grandes muralistas. Si bien Carlos Mérida había hecho cosas hermosísimas en murales para edificios, yo quería apartarme un poco de lo que se considera como muralismo mexicano, que es muy impresionante y al que sabía que de ninguna manera podía acercarme”, señala el autor.
Moderador: Ricardo Calderón Figueroa, Director del Centro Nacional de las Artes.

Conversatorio grabado el 22 de julio de 2017 en el Aula Magna José Vasconcelos del Centro Nacional de las Artes (CENART), Ciudad de México (CDMX).

Enlaces

http://www.germanmontalvo.com/index.html [Consulta: 13 julio 2018]

Participantes

Vicente Rojo

Vicente Rojo Almazán nació en 1932 en Barcelona, ciudad en la que hizo estudios de escultura y cerámica. En 1949 llegó a México, donde estudió pintura y tipografía, realizando durante más de cincuenta años una extensa obra como diseñador gráfico, pintor y escultor. Ha colaborado, además, en la fundación de editoriales, suplementos culturales y otras publicaciones.
Su obra se ha mostrado en exposiciones colectivas en el Museo Universitario de Ciencias y Arte (México, 1973), en la Universidad de Texas (Austin, 1978), en el Museo de Arte Moderno (México, 1981 y 1996), en la Biblioteca Nacional (Madrid, 1985), en el Museo de Arte Carrillo Gil (México, 1990), en el Klingspor Museum (Francfort, 1992), en el Museo Casa de la Moneda (Madrid, 1996), en el Museo Nacional Reina Sofía (Madrid, 1997), en la Tecla Sala (Barcelona, 1997), en el Círculo de Bellas Artes (Madrid, 1997) y en el Museo José Luis Cuevas (México, 1998 y 2001), entre otros. Le han sido otorgados el Premio Nacional de Ciencias y Artes, el Premio México de Diseño, y la Medalla al Mérito en las Bellas Artes (España). En 1992 la Asociación Internacional Icograda le otorgó el premio de Excelencia en Diseño Gráfico, y en 1993 fue designado Creador Emérito por el Sistema Nacional de Creadores de Arte. En 1998 la UNAM le otorgó el doctorado Honoris Causa.

Fernando González Gortazar
Ciudad de México. 1942
Arquitecto, escultor y escritor mexicano. Estudió arquitectura en la Universidad de Guadalajara, en México. Durante su época de estudiante, tomó varios talleres de escultura con el maestro Olivier Seguin en la Escuela de Artes Plásticas de la misma universidad. Estudió Estética con Pierre Francastel en la Escuela Superior de Arte y Arqueología, y Sociología del Arte con Jean Cassou en el Colegio de Francia, ambos en París (1967-1968). Entre sus obras más importantes se cuentan La Gran Puerta (1969), así como La Columna Dislocada (1989) en el Hakone Open-Air Museum, en Japón. Es miembro emérito del Sistema Nacional de Creadores de Arte, 2012, México. Su exposición individual más reciente es Series dispersas, Museo Federico Silva/Escultura Contemporánea, San Luis Potosí, México, 2007.

Germán Montalvo
Para el maestro del diseño Takenobu Igarashi, la tipografía es una forma de pensar. Resulta entonces que en la elección de la fuente se proyecta el intelecto de quien diseña, quien con el uso de determinado tipo de letra interpreta el contenido de la obra. Pero deambular entre la tipografía no se queda, en los diseños de Germán, sólo en reconocer los signos y con ellos el sentido de lo que el texto nos dice, sino que emergen entre fondos de colores, con distintos tamaños en los que parecería que ya no es necesario el uso de las cursivas, ya que la variación del contenido o la contundencia de algunas frases resalta en un juego perceptivo que nos lleva a una especie de tercera dimensión.
Germán Montalvo estudió en Italia en la Escuela del Libro de Milán y de ahí trajo el uso del color, es por eso que sus libros resultan de un corte sobrio, sin embargo, hay una fuerte combinatoria de este elemento que nos remite a nuestras raíces indígenas. Volvemos a la analogía con la arquitectura: usa el colorido con acentos y contrastes tanto como lo hizo Luis Barragán en sus construcciones, sobre todo en los interiores y en el empleo de ventanas para producir realidades placenteras, a manera de collage. Los años en que Montalvo trabajó en la Imprenta Madero le permitieron perfeccionar su técnica y encontrar nuevos derroteros a través de una basta y constante producción, junto al maestro Vicente Rojo.
Este deambular entre el texto y el color, nos lleva también a encuentros con el vacío, en el cambio de páginas podemos descansar al ver elementos que sugieren volumen y a veces realismo, su posición en el espacio no es central sino “colgada” de un cuadro superior imaginario.
Habría mucho más, pero elegí hacer algunas notas acerca del diseño editorial en este breve espacio ya que la faceta de cartelista de Montalvo la abordé en otro texto, faltarían otras áreas como su producción en cerámica, las puramente artísticas como la escultura o la fotografía que no responden estrictamente al binomio forma-función. Hay que destacar también su presencia en el ámbito internacional, como miembro de Alianza Gráfica Internacional o expositor en Japón y otros países, así como su visión de conjunto para promover y rescatar proyectos culturales.
Su participación en la docencia, siendo un profesional del diseño antes que un académico, denota un compromiso íntegro con el desarrollo del diseño en México.

Sylvia Navarrete
México
Reconocida como una de las más representativas pianistas mexicanas, con estudios en México, Viena y París, Silvia Navarrete ha participado como solista con las principales orquestas de México, así como la Orquesta Nacional de China, Filarmónica de Shanghai, Sinfónica Nacional de Argentina, Orquesta de Cámara Talich y “Los Virtuosos de Moscú”, y en escenarios de diversos países de Europa, Asia y América.
Ha realizado desde hace varios años una investigación y rescate de la música mexicana y latinoamericana para piano, que le ha permitido grabar nueve discos compactos. Algunas de estas grabaciones han recibido diversos reconocimientos en México.
Ha sido distinguida con varios premios entre los que destacan el primer lugar en el Concurso Internacional de las Semanas Musicales en Tours, Francia y la condecoración del Gobierno Francés que la hace miembro de la Orden de las Artes y las Letras. Es miembro del Consejo de la Crónica de México y en 2009 recibió el “Premio Coatlicue” por Mujeres en el Arte. Ha sido apoyada en varias ocasiones por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA).

Comentarios

Síguenos

Calificar

  • 0/5
  • 0 ratings
0 ratingsX
Muy malo Malo Regular Bueno Excelente
0% 0% 0% 0% 0%

Escenario Abierto, Vicente Rojo

Escenario Abierto es una obra que recubre con miles de mosaicos (azul marino, granate, rosa, lila, malva, verde y naranja) 220 metros cuadrados de las paredes externas del Aula Magna José Vasconcelos del Centro Nacional de las Artes, en la Ciudad de México.

El antimural, tal como lo llama su autor, el pintor y escultor Vicente Rojo, es motivo para que él junto con otros creadores como Germán Montalvo (maestro del diseño Takenobu Igarashi), Fernando González Gortázar (arquitecto, escultor y escritor) y Silvia Navarrete (directora del Museo de Arte Moderno), conversen en torno a la obra.

Por su parte, Vicente Rojo expresa su idea de que Escenario Abierto es una pieza que “se hace importante cuando el público sienta como propia la obra”, la reconozca en su entorno y olvide quien la realizó.
“Lo llamé ‘un antimural’ porque la palabra mural dentro de la cultura plástica mexicana tiene una presencia enorme, y yo de ninguna manera quería ni podía acercarme a esa esencia. Entonces lo llamé así porque plasmé imágenes no convencionales, sobre todo en la visión de los grandes muralistas. Si bien Carlos Mérida había hecho cosas hermosísimas en murales para edificios, yo quería apartarme un poco de lo que se considera como muralismo mexicano, que es muy impresionante y al que sabía que de ninguna manera podía acercarme”, señala el autor.
Moderador: Ricardo Calderón Figueroa, Director del Centro Nacional de las Artes.

Conversatorio grabado el 22 de julio de 2017 en el Aula Magna José Vasconcelos del Centro Nacional de las Artes (CENART), Ciudad de México (CDMX).

http://www.germanmontalvo.com/index.html [Consulta: 13 julio 2018]

Vicente Rojo

Vicente Rojo Almazán nació en 1932 en Barcelona, ciudad en la que hizo estudios de escultura y cerámica. En 1949 llegó a México, donde estudió pintura y tipografía, realizando durante más de cincuenta años una extensa obra como diseñador gráfico, pintor y escultor. Ha colaborado, además, en la fundación de editoriales, suplementos culturales y otras publicaciones. 
Su obra se ha mostrado en exposiciones colectivas en el Museo Universitario de Ciencias y Arte (México, 1973), en la Universidad de Texas (Austin, 1978), en el Museo de Arte Moderno (México, 1981 y 1996), en la Biblioteca Nacional (Madrid, 1985), en el Museo de Arte Carrillo Gil (México, 1990), en el Klingspor Museum (Francfort, 1992), en el Museo Casa de la Moneda (Madrid, 1996), en el Museo Nacional Reina Sofía (Madrid, 1997), en la Tecla Sala (Barcelona, 1997), en el Círculo de Bellas Artes (Madrid, 1997) y en el Museo José Luis Cuevas (México, 1998 y 2001), entre otros. Le han sido otorgados el Premio Nacional de Ciencias y Artes, el Premio México de Diseño, y la Medalla al Mérito en las Bellas Artes (España). En 1992 la Asociación Internacional Icograda le otorgó el premio de Excelencia en Diseño Gráfico, y en 1993 fue designado Creador Emérito por el Sistema Nacional de Creadores de Arte. En 1998 la UNAM le otorgó el doctorado Honoris Causa.

Fernando González Gortazar
Ciudad de México. 1942
Arquitecto, escultor y escritor mexicano. Estudió arquitectura en la Universidad de Guadalajara, en México. Durante su época de estudiante, tomó varios talleres de escultura con el maestro Olivier Seguin en la Escuela de Artes Plásticas de la misma universidad. Estudió Estética con Pierre Francastel en la Escuela Superior de Arte y Arqueología, y Sociología del Arte con Jean Cassou en el Colegio de Francia, ambos en París (1967-1968). Entre sus obras más importantes se cuentan La Gran Puerta (1969), así como La Columna Dislocada (1989) en el Hakone Open-Air Museum, en Japón. Es miembro emérito del Sistema Nacional de Creadores de Arte, 2012, México. Su exposición individual más reciente es Series dispersas, Museo Federico Silva/Escultura Contemporánea, San Luis Potosí, México, 2007.

Germán Montalvo 
Para el maestro del diseño Takenobu Igarashi, la tipografía es una forma de pensar. Resulta entonces que en la elección de la fuente se proyecta el intelecto de quien diseña, quien con el uso de determinado tipo de letra interpreta el contenido de la obra. Pero deambular entre la tipografía no se queda, en los diseños de Germán, sólo en reconocer los signos y con ellos el sentido de lo que el texto nos dice, sino que emergen entre fondos de colores, con distintos tamaños en los que parecería que ya no es necesario el uso de las cursivas, ya que la variación del contenido o la contundencia de algunas frases resalta en un juego perceptivo que nos lleva a una especie de tercera dimensión.
Germán Montalvo estudió en Italia en la Escuela del Libro de Milán y de ahí trajo el uso del color, es por eso que sus libros resultan de un corte sobrio, sin embargo, hay una fuerte combinatoria de este elemento que nos remite a nuestras raíces indígenas. Volvemos a la analogía con la arquitectura: usa el colorido con acentos y contrastes tanto como lo hizo Luis Barragán en sus construcciones, sobre todo en los interiores y en el empleo de ventanas para producir realidades placenteras, a manera de collage. Los años en que Montalvo trabajó en la Imprenta Madero le permitieron perfeccionar su técnica y encontrar nuevos derroteros a través de una basta y constante producción, junto al maestro Vicente Rojo.
Este deambular entre el texto y el color, nos lleva también a encuentros con el vacío, en el cambio de páginas podemos descansar al ver elementos que sugieren volumen y a veces realismo, su posición en el espacio no es central sino “colgada” de un cuadro superior imaginario.
Habría mucho más, pero elegí hacer algunas notas acerca del diseño editorial en este breve espacio ya que la faceta de cartelista de Montalvo la abordé en otro texto, faltarían otras áreas como su producción en cerámica, las puramente artísticas como la escultura o la fotografía que no responden estrictamente al binomio forma-función. Hay que destacar también su presencia en el ámbito internacional, como miembro de Alianza Gráfica Internacional o expositor en Japón y otros países, así como su visión de conjunto para promover y rescatar proyectos culturales.
Su participación en la docencia, siendo un profesional del diseño antes que un académico, denota un compromiso íntegro con el desarrollo del diseño en México.

Sylvia Navarrete
México 
Reconocida como una de las más representativas pianistas mexicanas, con estudios en México, Viena y París, Silvia Navarrete ha participado como solista con las principales orquestas de México, así como la Orquesta Nacional de China, Filarmónica de Shanghai, Sinfónica Nacional de Argentina, Orquesta de Cámara Talich y “Los Virtuosos de Moscú”, y en escenarios de diversos países de Europa, Asia y América. 
Ha realizado desde hace varios años una investigación y rescate de la música mexicana y latinoamericana para piano, que le ha permitido grabar nueve discos compactos. Algunas de estas grabaciones han recibido diversos reconocimientos en México. 
Ha sido distinguida con varios premios entre los que destacan el primer lugar en el Concurso Internacional de las Semanas Musicales en Tours, Francia y la condecoración del Gobierno Francés que la hace miembro de la Orden de las Artes y las Letras. Es miembro del Consejo de la Crónica de México y en 2009 recibió el “Premio Coatlicue” por Mujeres en el Arte. Ha sido apoyada en varias ocasiones por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA).